miércoles, noviembre 24, 2010

Una propuesta entre vinos.

No sé si te preguntas por qué ya escribo tan poco. Y no dudo que antes de que acabe este penúltimo mes del año, buscarás una noche y después de servir las dos copas de vino, me reclames en un tierno susurro… ¿se habrá marchado la musa que entonaba canciones en tu oído?  De seguro, por unos segundos quedaré sin respuesta mientras me observas fijamente a los ojos. De seguro, también  soltaré una sonrisa nerviosa y empezaran a sudarme las manos y me llevaré el vino a los labios, beberé un leve trago y prenderé un cigarrillo.  De seguro no escucharás una entre tantas justificaciones que uno suele decir para salir del paso. Como tampoco deberás preocuparte por una respuesta contundente. Es más, te adelanto que no tendré respuestas…
…Sólo te miraré y como en cada mirada de esas noches de vino, encontrarás los poemas que en mí tú has inspirado. Cerrarás los ojos al roce de mis labios y beberás de mi boca hasta el último sorbo del Merlot elegido. Quedarás muy nerviosa y algo sorprendida cuando sientas la nota que en tus manos reposa. Leerás en silencio y de seguro, soltarás un suspiro y te lanzarás a abrazarme gritándome al oído: Sí, acepto ser tu esposa.

Son la 1:27 am. Por cierto… mi musa sigue entonando canciones en mi oído.

jueves, noviembre 11, 2010

Llegó la F.

Llegó por fin la fuerza en una F. Muchas hubieran seguido el camino cursi de una F de felicidad, o lo jocoso de una F de feo, lo tibio de un olvido casi frío o el frío de noviembre ya casi a la mitad...  Es una lástima que madurez no tenga F para fraguar con broche de oro un adjetivo que en ti misma sería redundante. Hoy no esperaba sólo un suspiro veloz, sino un rebaño de conciencias en alertas y ese ventanal abierto a la fragancia de un crepúsculo que espera sin consuelo, la fuerza de dos amantes que dispuestos a flotar en éxtasis, llegaron a donde quieren.

Sería difícil no ser “feliz” a tu lado. Sería increíble no “fluir” en tus caricias. Sería injusto “falsear” la realidad de tu presencia, ignorar la “franqueza” de tus besos. Sería imperdonable no degustar en la mente las curvas de una “figura” casi perfecta, no recrear la  “firmeza” de tu piel, “formatear” los momentos de locura que toda tú regalas en cada entrega.

Feliz y afortunado soy aunque parezca repetitivo. Fuerza sobra para lograr lo que queramos. Fortaleza tenemos para desenvainar la espada y quitarnos del medio hasta, quien vestido de ángel o de amigo, venga a hacer temblar nuestra quietud. Firmeza ante la desventura, ante las dudas, ante el indomable verdugo que pretenda hacer polvo nuestras conquistas.

Hay un Dios que nos protege, un bando de ángeles que nos guían y una F que fortalece cada día nuestro amor.

Son casi la 1 am. Hay frío y yo tengo calor solo de pensarte.

miércoles, noviembre 03, 2010

Aprovechando el tiempo.

El tiempo es oro. Y no tengo dudas porque sabes cuanto han brillado para mí estos doce millones novecientos sesenta mil segundos que he estado a tu lado. Este tiempo de disfrutar de un amor sin condiciones, sin quebrantos, sin dolores, sin dudas y mucho menos, competencias absurdas.
Créeme que me faltan palabras para describir estas tres mil seiscientas horas de alegría compartiendo tu sonrisa, inyectándome de tu juventud, de tu nobleza y de tus ganas de amar.
A tu lado, estos ciento cincuenta días  me han enseñado que el amor existe a pesar de las limitaciones, a pesar de lo externo que se empeña en frenar sin éxito lo que estamos construyendo, a pesar de los incrédulos que se empeñan en creer que el amor puro es solo un sentimiento que existe en las telenovelas. Sin ti, estos cinco meses hubieran sido el ocaso de mis días.
Contigo el tiempo corre en todos los sentidos. No borra con olvidos porque no hay nada que borrar.
Contigo el tiempo hace infinitos los sucesos y no admite conceptos relativos porque el tenerte hace que el tiempo haga absoluto a lo vivido y a lo que viene por vivir.   

lunes, noviembre 01, 2010

Noche de Brujas


El viento sopló de una manera diferente en esta noche de brujas. No hubo gritos de terror, ni sillones balanceándose solos en la noche, ni fantasmas volando sobre tumbas. Fue una noche diferente. Una puerta se cerró y se abrió el telón de un torrente de pasiones desmedidas.  Un río creció y desbordó sus aguas en un monte fértil y sediento. La tierra tembló y desde su epicentro el magma hervía buscando una salida. Sus cuerpos temblaron al unísono y entonces hubo gritos de placer, un sillón se balanceó y fantasmas contagiados danzaron a lo tántrico. Fue nuestra noche de brujas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Directory Blogspot