domingo, julio 25, 2010

Una pregunta...



Nuestra relación ha llegado a un punto culminante:
hemos dicho y escuchado,
dado y recibido,
reído, querido,
amado, sentido,  
gemido,  gritado, sudado.

¡Y qué curioso!
No hemos peleado,
ni celado,
ni mentido,
ni ofendido,
ni humillado,
ni dudado.

Te pregunto entonces:
¿Qué esperamos? 


Son las 00:37 am. Ya es tiempo de saltar a otro nivel. ¿No crees?

viernes, julio 23, 2010

Retrato de Mujer

¡Es la primera vez que te tengo de esta forma entre mis manos! ¡Qué ironía! Aunque realmente creo que con una es más que suficiente. He podido percibir la misteriosa magia que tiene el cuerpo femenino para irradiar todo lo que lleva por dentro. Puedo dibujar toda tu historia.  Desde ese día en que asomaste tu cabeza para cambiar la forma de respirar y conocer el aire que hoy llena tus pulmones, o el componente que lleva tu sonrisa, o simplemente el conjunto de sensaciones que recorren tu cuerpo cuando explotas al amar.
En esa osamenta bien erguida he tocado tus enigmas. Puedo sentir tu frente húmeda aún por el bautizo, cálida como tu piel, desafiante y siempre fresca que habla con un gesto o muestra esa enorme vena que dibujas en su centro cuando algo te preocupa. Luego bajo a tus ojos que solo descansan cuando duermes. Casi negros, casi pardos, siempre alegres, que guardan más de una mirada fulminante de aquellos intrusos que quisieron desnudarte con la vista o de otros que alguna vez te desearon. Incluso, todas aquellas miradas que tú misma lanzas cuando algo te disgusta o te agrada, y más aún, todas aquellas que me lanzaste cuando pensabas aquellas cosas horribles que creías de mí o te delatabas mostrándome algún deseo que en esos tiempos parecían imposibles. Después toco tu boca que esplendida reposa mostrando siempre una sonrisa. ¡Qué labios! Gruesos, perfectamente delineados y siempre bien pintados que emergen húmedos por el simple rose de tu lengua. Lengua que regala sensaciones, que lubrica palabras y que lleva impregnada en su textura el olor y el sabor de mis besos. Besos que imagino terminados, llenos del lenguaje que tú has bautizado como el lenguaje del amor. Amor que surgió espontaneo y nítido, sin fuerzas ni estrategias malogradas, sin actuaciones ni mentiras, mostrando a cada quien en su más autentica forma de ser. Ser que se despoja de lo malo, de las pesadillas y de toda atadura del pasado. Pasado que ha muerto en el lodo ennegrecido de un olvido. Olvido que engrandece el presente. Presente que llegó para quedarse.  
Ahora que te tengo aquí entre mis manos, mirándote a los ojos,  estoy casi seguro que no eres uno de esos simples sueños. 
Cierro mis ojos. Desaparece tu imagen manteniendo a los lejos tu sonrisa, aunque todavía sostengo entre mis dedos esta foto. Simplemente una foto. Profundamente, tu foto.


Son la 1:43 am. Pobre gallo, no tiene quién le limpie el pico, para ir a la boda de su tío Perico.

sábado, julio 17, 2010

Verdades a flor de piel.

¿Quién habría imaginado tanta dicha? Ni cuando el sol bañó nuestra piel aquella tarde de hamburguesas, ni cuando aquella noche te resististe a creer que podría yo vivir en tanta mierda, ni en las muchas noches de convivio en que no era yo quien quién compartía. Ni cuando empezamos una tras otras todo este caudal de complicidades y susurros. Ni tú ni yo nos lo creímos, mucho menos los incrédulos de mundo, los admiradores en secreto, los amigos en común, los amores del pasado y del presente, ni los que se creían dueños del destino. Nadie lo pudo imaginar. Es más uno que otro apostó por lo más fácil, creyó en el infortunio y hasta dudo del sentimiento.

Bastaron 60 minutos de un viaje al universo. Ese día cuando todo parecía perdido, subimos a la nave, fijamos cinturones, hicimos conteo en retroceso… 3, 2, 1, 0… y partimos tranquilos, en silencio, y movidos solo por la inercia de un infinito torrente de energías. Al final del viaje sonreíste y te sentiste inmensamente engrandecida. Dos autenticas almas ocupaban nuestros cuerpos.  Las mismas que un día se perdieron para hacernos entender que cuando uno deja de ser uno, la vida se convierte en un infierno.

Anoche, después que regresamos de un paseo por las nubes, reafirmamos que cuando la vida nos hace estos regalos y no encontramos alguna respuesta filosófica, es justamente porque no hace falta ninguna explicación para creernos, que esta dicha es tan real como nuestra propia existencia.

¿Qué sigue ahora? Preguntamos al unísono pero ninguno respondió. No hacía falta una respuesta. Solo una sonrisa iluminó nuestros rostros. Pude comprender lo que tus ojos me exigían.

Son las 12:40 pm. Ya calientan los motores. ¿damos otro viaje al universo?

viernes, julio 16, 2010

Confesión X

Contemplando tus ojos
puedo confrontar lo impenetrable de tu mente,
esa gruesa barrera que has fijado
entre lo creíble, lo dudoso y lo imposible.

Saboreando tus labios
puedo confrontar la parte sensible de tu mente,
esa fina barrera que desaparece
ante la calidez de un beso
ante el tibio roce de mis dedos
ahí donde explotan tus volcanes,
ante el perfume que desprenden las hormonas
cuando enfrentamos nuestros cuerpos.

Penetrando en tus adentros
puedo confrontar la parte ardiente de tu mente
esa inexistente oposición a la lujuria
desatada en cada noche, en cada entrega.

Contemplándote ahora mientras duermes
en esa vieja banca de madera
puedo confrontar lo débil que es la carne
cuando deseando tenerte
está en mi mente.

No aguanto más.
Te despierto y nos vamos a la cama.
Ya lo crees, no hay dudas, todo es posible.

jueves, julio 15, 2010

En una taza de Café.


Me siento con mi taza de café a contemplar la noche desde mi ventana. Domino todas mis sensaciones. Debe ser el peso de la luna que hace brotar mis emociones y les da el toque místico que entraña una despedida. Esas despedidas de cada noche, en las que no puedes quedarte porque todavía no es tiempo. Ese beso que me diste ayer cuando partiste sin mirar atrás aún lo tengo grabado. Te vi alejar despacio y pensativa. Más que pensativa, contenta: “Pronto, no desesperes”, leí en la primera línea de una nota que escrita a mano que me dejaste sobre el buró, bajo la lámpara en la que aún cuelga un collar tuyo.  Más abajo decía: “Te amo”  y mostraba el trazo de tus labios dejando un beso oculto. Un beso que explica tu andar cotidiano donde solemos ser uno. Pensamos casi igual, reímos de lo mismo. Las mismas cosas nos hacen vibrar, incluso me atrevo a asegurar que existen cosas que ambos aborrecemos a esta altura de nuestras vidas y tu sabes a que me refiero. Todo o casi todo coincide en nosotros. Hasta degustar del mismo café que tan delicioso te queda en esa cafetera estilo Torre Eiffel. Café con el que saboreamos nuestros encuentros. Encuentros que al principio eran solo bajo el efecto de una atracción desmedida, pero con el paso de los días se transformaron en una pasión que no hay Dios quien la detenga. Pasión que marca el deseo. Un deseo que ha creido sin límites rayando en la necesidad de tenernos mutuamente.

Creí que no hablabas porque no tenías de qué quejarte. Creí que no exigías porque mis entregas llenaban el infinito universo de tus necesidades. Necesidades que uno piensa son tapadas bajo el velo nítido de regalos orgasmales, de una mímica sensual durante el sexo, de gemidos pasionales, de batallas cuerpo a cuerpo hasta que el grito anuncia la llegada de un clímax suficiente para enredarte para siempre en una cómoda permanencia, en la que no hay aforo para las ataduras. En las que se encuentra lo maduro de un amor que no necesita otra cosa porque ya lo tiene todo. Todo aquello que no aburre, ni raspa la línea de rutinas engañosas. Hoy comprendo por qué hablas poco. Créeme.

La luna, esa que te representaba toda, se me pierde tras una nube densa que amenaza derramar el llanto de una noche que exige tu presencia. No hay nada que ver desde mi ventana si no está el eco de tu voz susurrándome una frase amorosa, sin la mágica sensación que dejan tus caricias, sin el armónico vaivén de tu cuerpo sobre el mío. Sin la lujuriosa mirada de quien disfruta del sexo como si fuera la última vez y con la plana convicción de que es un poco más que sexo, es la mismísima realización del amor envuelto en lo más bello que esta vida nos regala.

Bajo lentamente las escaleras y llego a la cocina. Me sirvo otra taza de café. Esta vez con tres cucharadas de azúcar. Te busco en cada sorbo, en el recuerdo que me envuelve con todo lo bueno que he sentido a tu lado. Te busco y emerges tibia, destilando el néctar negro de una bebida que se niega a desprenderse de tu aroma.

Me quedé sin habla y un suspiro escapó en el último sorbo de café. La luna emergió de las densas nubes que ocultaban su brillo. Abrí la puerta y me entregué a la noche, convencido que más allá de las grandes ocasiones existe algo nítido que espera mi llegada. Fui a tu encuentro. Esta vez, no en una taza de café. Son las tres de la mañana, me dirijo hacia tu puerta. Se que me esperas.




(c) derechos reservados
Código: 1102238560604
Fecha 23-feb-2011 10:00 UTC

martes, julio 13, 2010

El amor en distintas épocas de la vida.

EN LA ADOLESCENCIA:
¡Qué iba a pensar uno en el amor! Es más el amor en aquellos tiempos, y para nuestra manera de ver la vida, era una mala palabra. Recuerdo a un amigo que daba según sus conceptos una definición, para él muy exacta. Y decía: el amor es una palabra de cuatro letras, que encierra todo lo contrario a lo que supuestamente significa… Una palabra que empieza con la A, letra amarga con la que terminan los amores. Una A de angustia, de Arrepentimiento, de Ausencias. Después sigue la M, mugrosa letra que trae consigo, Melancolías, Mentadas de madres y la Muerte de un sentimiento. Continúa la O, Ojerosa vocal que en el mejor de los casos trae Olvidos, pero la realidad se Ostenta en el Odio y la Ofensa. Y por último la R, Ruidosa consonante que al término de una relación te regala Renuncias, Rabia, Rencores. ― Y después de dar su definición exclamaba ― ¡Y qué lastima que no tiene una H intermedia!, porque además de todo lo que digo es “Horrible”.
Claro que yo no pensaba así, pero de alguna manera sus palabras siempre influenciaron en mí, al extremo de huirle al sentimiento. A esa edad lo que menos pensaba uno era en enamorarse, sino en disfrutar la vida, disfrutar de esos amores de estudiante que no te dan sentido de pertenencia, sólo del disfrute de pasiones mal tratadas y de el no conocimiento de lo que es la esencia de hacer el amor, y vuelvo a decir esta palabra. Cuatro letras que encierran un significado muy grande, y que no se sabe a ciencia cierta lo que se dice cuando en esa edad decimos al oído: TE AMO. Bueno qué decir y que más pedir si a veces siendo adulto aún no se sabe lo que decir te amo significa.
Lo que si puedo decir de mis conceptos es que ¡Esos tiempos serán inolvidables! Y dudo que alguien diga lo contrario.

EL AMOR ENTRE LOS 25 Y LOS 40 AÑOS:                                   
Ya a esa edad uno se creé el ridículo hombre maduro, vienen las responsabilidades, el amor… ese amor de cuatro letras que empieza a verse diferente, ahora la A encierra la Astucia para saber sobrellevarlo todo, la Amabilidad, el Andar tranquilo, el Anidarse a una vida sin locuras sin que deje de ser loca. La M te envuelve en la Moral, en el Matrimonio, en Mantener a una familia, a Mimarte y a Mimar al que te rodea y a desprenderte del terrible Matriarcado que en nuestra vida de solteros querían imponernos en nuestras casas. Ahora la O es de Osadía para tratar de hacerlo todo aparentemente bien para que la esposa siempre esté feliz, es el Orgullo, es la mística Orgía en la que nos adentramos en pareja, una Orgía de sentimientos, detalles, inteligencias, es una O más redonda, más reformada, más perfecta. Y que decir de la R, ¡útale…! Responsabilidad, Reconocer los defectos y las virtudes, tuyos y de tu pareja, Replantearte una actitud ante la vida, Resistir los embates del destino, Rectificar si es necesario… Y yo añadiría, qué malo que no tiene H intermedia porque el amor es como un “homenaje” a la mujer, sin las que jamás, podríamos amar a nadie...

EL AMOR DESPUÉS DE LOS 40 AÑOS:
Ahora la A representa Aventura, Alivio de pasiones sabiendo que es realmente lo que uno quiere y con la experiencia necesaria para hacer sentir a una mujer. Alimentar el alma, Ahuyentar la rutina, Admirar que estamos vivos. La M es la Madurez con la que sabemos valorar a quien nos quiere, es Momificar las Miserias, esas Miserias diferentes que reducen tanto el alma que pudieran caber en un grano de arroz, es conservar la Memoria, Matar al egoísmo, y no Mendigar un cariño sino saber jugar con Mentiras piadosas y creérselas. Magnificar intereses y conveniencias. La O pierde el glamour y se convierte en Orgasmos, esos Orgasmos mentales y reales que nos hacen flotar y olvidarnos del Orgullo, del Orden, es o ser o no ser si quieres Olvidar lo que eres, o seguir siendo quien eres. Y la R… ¡qué decir de la R!, es la Revolución del amor sin condiciones, sin compromisos, sin ataduras, es el Respetarse a uno mismo haciendo lo que se desea hacer, es Renacer ante lo nuevo, Revivir ante lo muerto, Reírle a la vida porque nos demuestra que ella está hecha para eso, para vivirla. Y aquí me niego a que haya H intermedia, porque no suena y no hace falta para saber que el “amor” a estas alturas del partido es algo más que decir un simple “hermoso”, es más que eso, es el éxtasis, el saber que existo, siento y después preguntarme, ¿Si a estas alturas de la vida, vale realmente la pena estar enamorado? 

domingo, julio 11, 2010

Confesión IX.



Hoy amanecí con ganas
de escribirte un poema.
Un poema que nos salve,
un poema diferente,
sin erotismo,
sin deleite de caricias,
sin pasiones en la piel,
sin orgasmos culminados,
sin el menor asomo de lujuria.

Hoy quiero regalarte un poema
que resuma lo vivido,
que grite a viva voz los que sentimos,
que narre al mundo lo que has hecho,
que agradezca a la vida este regalo,
que bendiga el día en que llegaste,
que santifique el primer beso,
que glorifique el primer roce,
que magnifique tu sonrisa,
que haga eterno el tiempo de tenerte.

Hoy quiero regalarte este poema,
un poema diferente,
exclusivo,
único,
irrepetible,
espontaneo,
infinito,
justo así, como el amor que sentimos.

Hoy sentados en la cama
tomando un buen café y
exhalando el humo de un cigarro,
nos damos cuenta que el amor
ha llegado para siempre.

Son las 11:22 am. Como extraño tu “Yonitentra”.

lunes, julio 05, 2010

Tiempo, espacio, luz y vida.

El tiempo, ya no es incoloro ni frío, ni desabrido ni inerte, ni ingrávido ni mustio y decide despojarse de ese velo mortal de una desilusión que parecía eterna. Ya no hay razones para estar triste, ni mostrar un rostro desencajado y marchito. Ya no hay momentos para llenar un vacío, porque ya el vacio se ahogo en su propia desventura. El tiempo renace de su presente alegría. Ya no hay pasado que dañe el avance del tiempo, de un tiempo que crece en cada amanecer. El tiempo con alas se eleva desde lo hondo de un acantilado que ya se moja ante las olas y late con la brisa. El tiempo es testigo de su propia evolución.
El espacio, libre en su tridimensional alegría se ha despojado de toda incertidumbre. En todas sus direcciones los sucesos visten de osadía, portan ilusiones, construyen laberintos de pasiones, vislumbran la vida en otras latitudes. Todo se mueve y aquellos agujeros negros absorben con infinita energía lo que en un pasado fue negado. Ya existen supernovas que estallan al final de sus días porque ya existen días. El espacio vuelve a expandirse en espera de tocar lo infinito de un universo auténtico y sincero. Ya las partículas recobraron su energía y chocan en el caos natural de los sucesos. Ya nacieron de nuevo los fotones y diminutas partículas renacen en el átomo y emiten luz en cada salto cuántico existente. El espacio brilla ante tanta abundancia de su esencia.  
La luz, vuelve a ser una radiación multicolor. Ya es onda, ya es corpúsculo, y para colmo, ya tiene un rango visible por el ojo humano y de nuevo contornea los objetos dispersándose en ese espacio engrandecido y libre. Ya vuelven a existir lugares para espejos, arcoíris y celdas que transformen esa luz en energía. La Luz ha renacido, el sol brilla más que nunca. La luz resurge ante la presencia de fotones.
La vida, ese estado que precede a la muerte, transcurre en un tiempo y en un espacio sano, donde la luz recobró su don de dar vida a lo vivo y dar paz a las almas. La vida se convierte en jinete y galopa sin frenos en un universo que se forma en su legítimo big bang. Un universo que fluye hacía el comienzo de un nuevo mundo que borrará lo apocalíptico. La vida no se niega a renacer en el reino de la felicidad. Porque ahí apareciste. Porque ahí te quedarás. Porque ahí estamos, pésele a quien le pese y créalo quien lo crea.

Son la 1:22 am: ¿te digo algo que nunca te he dicho?

viernes, julio 02, 2010

Sensaciones de cuerpo presente II.



Es hermoso dormir entre tus brazos
y sentir la fuerte brisa de tu respiración agitada,
el lenguaje de tu aliento susurrando al roce de mis labios
y de cuando en vez un ronquido,
un suspiro, o una sonrisa entre sueños.



Es hermoso dormir entre tus brazos
y medir el calor que de tu cuerpo emana,
palpar la sensibilidad de tu piel desnuda,
y despertar en sobresalto, vestido de guerrero,
gritando “al ataque” con la espada en mano,
y entrar en tu vientre, obscuro y húmedo,
combatiendo sin límites ni miedos
hasta descargar en su seno
el líquido sagrado de un amor
destinado a quedarse para siempre.



Es hermoso despertar entre tus brazos
Y escucharte decir detrás de un profundo suspiro:
“Sólo sé que ya no puedo renunciar
a estos momento que disfruto a tu lado”.
__________________________________________
Son las 5:07 pm. Someone save my life to nigth

jueves, julio 01, 2010

Necio.


¿Cómo explicar lo que mi pecho siente?
Si unas veces se infla a punto de estallar
como si en el no cupiese todo esto que siento,
y otras, cuando te imagino o estás lejos
se le hace un vacío
que reduce a cero mi existencia.

¿Cómo explicar lo que mi pecho siente?
Si un día tu sonrisa me hace grande,
tu mirada me fulmina,
tus palabras me enloquecen,
tu tierna imagen me da brillo
Y otro día se entristece tu mirada,
no hay eco en tus palabras,
y tratas de alejarte.  

¿Cómo explicar lo que mi pecho siente?
¿Será amor o un simple capricho de un necio enamorado?

Son las 8:12 pm y aún no  te he visto. Me pregunto ¿Por qué?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Directory Blogspot